Psicología del precio.

Psicología del precio.

La Psicología de Precios, también conocida como Estrategia de Precios Impares, es un conjunto de tácticas de venta que ayudan a crear un impacto positivo en los consumidores con el objetivo de que compren un producto, apelando a su lado psicológico en lugar de su lado racional, para hacerle sentir que tiene un mayor beneficio de compra. No se trata sólo de crear valor para el cliente, sino de obtener valor para la organización.

En este sentido, podemos decir que cuando los precios se establecen de manera estratégica, una marca puede aumentar sus ventas sin reducir necesariamente sus costos, esto a través de una serie de técnicas y trucos avalados por diversos estudios sobre comportamiento y conocimiento del consumidor.

Aquí te platicamos de las más populares:

El poder del .99

Según los investigadores Manoj Thomas y Vicki Morwitz, esto tiene que ver con la forma en que nuestro cerebro registra los valores numéricos, ya que de forma inconsciente codificamos el tamaño de éstos antes de terminar de leerlos, por lo cual, centramos nuestra atención en el primer número que percibimos y no en los centavos que lo acompañan. Por ejemplo, en un monto de $19.99, entendemos su precio por $19 en lugar de $20.

 

Mantén las matemáticas sencillas

Entre más rápido el consumidor procese la cantidad de ahorro, será más probable que se vea atraído por la oferta. Es por eso que es importante mantener las matemáticas sencillas, es decir, si tienes un producto de $200 pesos y se rebaja a $180, será sencillo calcular el ahorro de $20 pesos, y si por el contrario, ofertas un descuento de $178. 40, se idealiza que la primera cifra es mejor, incluso cuando la última sea menor.

 

El efecto señuelo

Esta estrategia consiste en hacer que el cliente cambie su percepción acerca del precio de un producto al ser comparado con otro, ya que generalmente el cerebro tiende a analizar los precios de artículos similares para así valorar si algo es caro o no.
Un ejemplo simple podría ser el precio de las palomitas en el cine, pues éste ofrece la posibilidad de comprar un tamaño más grande por sólo unos pesos extras. En comparación con el precio del producto pequeño (que sirve como señuelo), la medida grande suena barata, por lo cual muchos clientes terminan optando por elegir esta alternativa.


Estas son sólo algunas de las múltiples estrategias que te pueden ayudar a comunicar el valor de tu producto de forma más efectiva con los consumidores.

Related Articles